Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Helvética: la perfección de la imperfección

¿Qué tiene Helvetica para ser la tipografía definitiva, la más famosa de todos los tiempos, la única (que sepamos) que ha merecido una película y que despierta amor y odio (en proporciones desiguales*) ?

El diseñador de Helvetica, Max Miedinger

Recientemente actualizada por Monotype tras 35 años sin variaciones, su origen se remonta al antepasado creado por Berthold en 1898, la tipografía Akzidenz-Grotesk. En esta se inspiró el diseñador Max Miedinger, por encargo de Eduard Hoffman, director de la fundición Haas’sche Schriftgiesserei, en 1957 para crear su Neue Haas Grotesk.

El nombre original, “Neue Haas Grotesk” (Grotesk equivale a sans-serif) se cambió a “Helvetica” (esto es, “de Suiza”) cuando Stempel, la empresa propietaria de Haas, la comercializó en Alemania en 1960 y decidió utilizar un nombre más comercial. Como “Helvetia” ya estaba registrado por una compañía de seguros (¿te suena?) tuvieron que optar por la marca con la que hoy es mundialmente conocida.

El objetivo de Miedinger era producir una tipografía neutra, inexpresiva, sin significado, clara y flexible. Concedió la misma importancia al diseño del espacio vacío que al “lleno” y esto fue una novedad en su época. Con sus defectos, consiguió un tipo altamente eficaz, que llegó a ser el más usado en tipografía corporativa durante los años 60 y 70.

Uno de los problemas con Helvetica era que los distintos miembros de la familia fueron desarrollados a lo largo de los años por distintos diseñadores y por ello presentaban numerosas inconsistencias. Por ello la fundición Linotype la rediseñó en 1983 unificando criterios, usando una numeración para los distintos pesos y anchuras tipográficas (hasta 129) y llamando a su recreación Helvetica Neue.

Helvetica: La Película

El director Gary Hustwit produjo en 2007 un documental con nuestra tipografía como protagonista en el que relata su enorme influencia en el diseño gráfico, la publicidad y la cultura. La película estuvo expuesta en el MOMA durante casi un año y obtuvo varios premios. Muy recomendable (incluso para no diseñadores).

Seña de identidad

Al ser una tipografía expresivamente neutra ha sido y es utilizada por muchas empresas en su identidad visual. Algunos ejemplos: BMW, American Airlines, 3M, Mitsubishi, Motorola, Microsoft, Jeep, Panasonic, Toyota, Orange,… La NASA rotuló con ella las lanzaderas espaciales y aún sigue usándola en muchos otros soportes.

Apple estuvo utilizando Helvetica Neue durante unos años en los sistemas operativos iOS y MacOS hasta que desarrollo la tipografía San Francisco, basada en Helvetica pero con mejor legibilidad en pantallas y en tamaños pequeños, entre otras mejoras, y utilizada actualmente en todos sus dispositivos y sistemas operativos.

Aparte de San Francisco, otras tipografías basadas en Helvetica serían Roboto, usada en los dispositivos Android… y la pérfida Arial. Esta última es un clon de Helvetica sin mejoras -pero con pequeñas diferencias– que Microsoft incluyó en el paquete de Office en 1990 y es por esto que se usa ampliamente, pese a ser una mala imitación.

Virtudes y defectos

Si ha llegado tan lejos no ha sido por sus defectos, que los tiene, sino por sus numerosas virtudes, principalmente y como ya hemos citado, la neutralidad. Otras de sus virtudes son la escalabilidad, la amplia familia que incluye alfabetos no latinos y su idoneidad para titulares de gran tamaño e identidad corporativa. Con el tiempo ha demostrado otra cualidad, que es la de la perdurabilidad.

Entre sus defectos, o bellas imperfecciones, podríamos citar primero el lado oscuro de la neutralidad: la impersonalización. Por otro lado, en tamaños pequeños pierde legibilidad y en párrafos justificados produce los visualmente desagradables “ríos” (por eso se suele alinear en bandera a derecha o izquierda). Además, hay que ajustar el interletraje adaptándolo al tamaño del tipo de forma manual.

De nuestro portfolio

En nuestro trabajo para CREA utilizamos Helvetica como protagonista del diseño, excepto en dos casos: El logo de la muestra (para evitar la citada impersonalización) y en el cuerpo de texto de los catálogos y folletos (para salvar la falta de legibilidad en tamaños pequeños). Lecciones aprendidas…

Un detalle de nuestro diseño para CREA

También la hemos utilizado en algunos proyectos de identidad, como los de eLearning Media y Edudevel, empresas del sector TIC vinculadas, para las que la asepsia y durabilidad de su imagen eran un must. Por ello, Helvetica es su tipo sin duda…

*Creo que más amor que odio en general, en oposición a Comic Sans, que despierta muchísimo más odio que amor.

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar